Papúa Occidental tiene la tasa más alta de VIH de Indonesia

Hombre  moni, Papúa.
Hombre  moni, Papúa.
© Survival

La Comisión Nacional contra el SIDA de Indonesia confirmó el mes pasado que Papúa Occidental todavía tiene la tasa más elevada de VIH/SIDA de Indonesia.

Se cree que el número de personas infectadas por VIH/SIDA en Papúa Occidental es mucho más alto de lo que indican las cifras oficiales. Los casos conocidos de la enfermedad sólo representan una fracción del número total de personas infectadas, especialmente en zonas remotas.

La tasa extremadamente alta de VIH/SIDA en Papúa es en gran parte resultado de la creciente industria comercial del sexo, que a su vez está relacionada con las actividades mineras, madereras y de pesca. Timika, ciudad próxima a la mina americana de oro y cobre Grasberg, registra la cuarta tasa de transmisión más alta de todas las ciudades de Indonesia.

El Gobierno de Indonesia no ha sabido proporcionar a los papúes programas de sensibilización sobre el virus, tests o tratamientos. El problema se ha agravado por los prejuicios que el Gobierno indonesio y los trabajadores sanitarios tienen sobre los pueblos indígenas de Papúa, con programas de sensibilización y tratamientos dirigidos fundamentalmente a la población no indígena, es decir, a inmigrantes indonesios que son étnica y culturalmente distintos a los habitantes originarios de Papúa.

Tras años de abuso y represión, los papúes desconfían de los proyectos gubernamentales, especialmente de aquellos relacionados con la anticoncepción.

Algunos culpan directamente al ejército por llevar deliberadamente prostitutas infectadas por el virus a zonas donde viven los indígenas. Se sabe que soldados han ofrecido alcohol y trabajadoras sexuales a los líderes indígenas para conseguir el acceso a su tierra y sus recursos.

Para más información y colaborar de forma activa, conoce la campaña El progreso puede matar de Survival, acerca del impacto que el “desarrollo” impuesto tiene sobre los pueblos indígenas.