Los policías que asesinaron a un líder independentista de Papúa reciben menciones honoríficas

Hombres yali, Papúa.
Hombres yali, Papúa.
© William Milliken/Survival

Cincuenta oficiales de policía indonesios han recibido menciones honoríficas del Cuartel General de Policía por asesinar al líder independista papú Kelly Kwalik el mes pasado.

La policía indonesia disparó a Kwalik en el muslo el pasado 16 de diciembre, y murió poco después. Siguen sin estar claras las causas que rodean a su muerte.

El ejército y la policía indonesios acumulan un largo historial de asesinatos extra-judiciales, detenciones y torturas contra aquellos sospechosos de apoyar al movimiento independentista de Papúa Occidental.

Pese a que en el pasado estuvo involucrado en acciones rebeldes con el Movimiento por una Papúa Libre (OPM, según sus siglas en inglés), Kwalik había renunciado a la violencia durante muchos años y se había comprometido a buscar la independencia por medios pacíficos. Sólo unas semanas antes de su muerte se reunió con oficiales de seguridad indonesia de alto rango ya retirados, a petición expresa de ellos. Muchos papúes sospechan que podrían haberle tendido una trampa bajo la promesa de una nueva reunión.

La policía ha defendido su asesinato argumentando que Kwalik estuvo involucrado en la emboscada tendida a un convoy de autobuses en 2002 en el que murieron tres profesores cerca de Grasberg, la gran mina estadounidense de cobre y oro. También dijeron que creían que estaba tras una serie de ataques en la zona de la mina el año pasado, que se saldaron con un balance de ocho muertos. Sin embargo, tanto en los asesinatos del año 2002 como en los más recientes, la policía había rechazado las sugerencias de que la OPM pudiera estar involucrada.

Survival está solicitando al Gobierno de Indonesia que investigue a fondo las circunstancias de su muerte y que asegure que aquellos miembros de las fuerzas de seguridad que cometan actos de violencia contra los papúes sean llevados ante la justicia.