El VIH llega a los yanomami de la Amazonia

Madre e hijo yanomami.
Madre e hijo yanomami.
© Steve Cox/Survival

La Fundación Sanitaria Nacional de Brasil, FUNASA, ha confirmado el primer caso de VIH entre los indígenas yanomami del norte de Brasil.

FUNASA dice que hay otros 28 casos de VIH entre los indígenas del estado amazónico de Roraima, donde viven muchos yanomami. La mayoría de los afectados son mujeres, y dos son niños.

Los yanomami son uno de los mayores pueblos indígenas relativamente aislados de Latinoamérica. En la actualidad su población asciende a unos 32.000 y se extiende entre la frontera de Venezuela y Brasil.

En 1992, se creó el Parque Yanomami de 9,6 millones de hectáreas del lado brasileño de la frontera, tras el reconocimiento del derecho de los yanomami a vivir sin ser molestados en su tierra. En Venezuela, los yanomami viven en la Reserva de la Biosfera de Alto Orinoco – Casiquiare de 8,2 millones de hectáreas.

Sin embargo, los indígenas yanomami aún sufren la invasión de su tierra. Unos 1.000 buscadores de oro están trabajando en la actualidad de forma ilegal en su territorio, contaminando sus ríos y bosques con mercurio y transmitiendo enfermedades mortales como la malaria y posiblemente VIH/SIDA.

Los terratenientes ganaderos también están invadiendo y deforestando la zona limítrofe oriental de su tierra.

La organización yanomami, Hutukara, ha hecho varios llamamientos urgentes a las autoridades brasileñas para sacar a todos los buscadores de oro ilegales y terratenientes ganaderos de su tierra. Pero hasta dónde se sabe, el Gobierno no ha adoptado ninguna acción.

El informe de Survival El Progreso puede matar: cómo el desarrollo impuesto destruye la salud de los pueblos indígenas explica que los foráneos en territorio de pueblos indígenas, pueden traer prostitución, el abuso de mujeres y niños indígenas y enfermedades sexuales.