Nicaragua se adhiere a la legislación internacional sobre pueblos indígenas

Pigmeos bayaka, República Centroafricana.
Pigmeos bayaka, República Centroafricana.
© Salomé/Survival

La Asamblea Nacional de Nicaragua ha ratificado la única legislación internacional existente en materia de pueblos indígenas, el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, convirtiéndose en el vigésimo segundo país en hacerlo.

El Convenio 169 de la OIT establece requisitos legalmente vinculantes para la protección de los derechos de los pueblos indígenas y tribales en todo el mundo, reconociendo sus derechos territoriales y su derecho a la autodeterminación. Con su adhesión al Convenio, Nicaragua se compromete a respetar y defender estos derechos.

Más de la mitad del total de países que han ratificado el Convenio hasta ahora son de Sudamérica y América Central.

El mes pasado la República Centroafricana se convirtió en el primer país africano en ratificar el Convenio 169, pocos días después de que Nueva Zelanda revocara su oposición a la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Estados Unidos también ha anunciado que revisará su postura con respecto a la Declaración.

La Declaración de la ONU establece una importante serie de criterios sobre los derechos de los pueblos indígenas pero, a diferencia del Convenio, no es legalmente vinculante.

El Convenio 169 de la OIT ofrece a los pueblos indígenas una manera de buscar reparaciones cuando se produce una violación de sus derechos. El Convenio gana fuerza a medida que más países lo ratifican.

Survival pide a todos los estados que ratifiquen el Convenio 169.