Sigue adelante controvertida mina de diamantes en territorio bosquimano

Hombre bosquimano.
Hombre bosquimano.
© Survival

El proyecto para la construcción de una importante mina de diamantes en territorio bosquimano sigue adelante después de haber sido paralizado debido a la recesión económica global.

Gem Diamonds guardó en un cajón los planes para la mina en la comunidad bosquimana de Gope después de que la demanda global de diamantes se desplomara. Sin embargo, informaciones apuntan a que el gerente de operaciones de la mina, Howard Marsden, ha descrito la actividad en la mina como “acercándose a su punto álgido”, con evaluaciones recientes que muestran que el valor de la mina ha aumentado hasta su valor previo a la recesión.

Gem Diamonds, que compró la concesión de Gope a De Beers en 2007, alega que los bosquimanos están a favor de la mina. Sin embargo, los bosquimanos no han contado con asesoramiento independiente sobre su posible impacto, y en estos momentos están lidiando con una grave escasez de agua.

En 2002, los bosquimanos fueron expulsados a la fuerza de sus tierras en la Reserva de Caza del Kalahari Central por el Gobierno de Botsuana. Cuatro años después, el Tribunal Supremo sentenció que las expulsiones eran ilegales y que los bosquimanos tienen derecho a vivir en sus territorios ancestrales en la reserva.

A pesar de este veredicto, el Gobierno de Botsuana ha prohibido a los bosquimanos acceder a un pozo del que dependen para obtener agua. El mes pasado los bosquimanos acudieron a los tribunales en un intento de obtener acceso al pozo. El juez se reservó el veredicto hasta nuevo aviso.

Gem Diamonds consiguió la aprobación medioambiental para sus operaciones en
Gope con la condición de que “los pozos excavados… por [la empresa]… se utilicen estrictamente para proveer de agua a la mina”. Obviamente, la intención del Gobierno es asegurar que Gem Diamonds no proporciona a los bosquimanos acceso al agua, a pesar de que la mina será construida en el corazón de una de sus comunidades.

Survival y los bosquimanos siempre han mantenido que los bosquimanos fueron expulsados de su tierra para dejar paso a la minería de diamantes. El Gobierno lo niega, alegando, entre otras cosas, que los bosquimanos fueron expulsados por motivos medioambientales.

Sin embargo, como informó el más alto representante de Naciones Unidas para los pueblos indígenas, la aparente preocupación del Gobierno por la conservación medioambiental es “inconsistente con su decisión de permitir a la empresa Gem Diamonds/Gope Exploration Ltd. que desarrolle actividades mineras dentro de ésta, una operación que viene siendo planeada desde hace varias décadas y que podría implicar una afluencia de entre 500 y 1.200 personas a la zona, según la propia empresa minera”.

Los últimos informes de Gem Diamonds afirman que la mina de Gope estará bajo tierra durante los diez primeros años, tras lo cual se pasará a la minería a cielo abierto.

El director de Survival, Stephen Corry, declaró hoy: “La ONU dice que no deberían llevarse a cabo proyectos en territorio indígena sin su consentimiento libre, previo e informado. Todo el mundo sabe que esto nunca ha sido garantizado en el caso de la mina de Gope; de hecho, durante años el Gobierno ha dicho que Survival mentía acerca de los diamantes en la reserva de caza. Si ahora la mina sigue adelante, se verá cómo Botsuana, una vez más, viola los derechos de los bosquimanos, generando aún más críticas a los diamantes de Botsuana. ¿Qué tiene que pasar para que el Gobierno se dé cuenta de que los compradores de diamantes no son inmunes a las consideraciones éticas?”.