La India crea un nuevo consejo indígena tras la victoria contra Vedanta

Los dongria kondh son uno de los muchos pueblos indígenas de la India.
Los dongria kondh son uno de los muchos pueblos indígenas de la India.
© Jason Taylor

Poco después del histórico éxito conseguido por el pueblos indígena dongria kondh en la defensa de su hogar en la montaña, el primer ministro de la India ha creado un nuevo comité para los derechos indígenas.

Liderado por el primer ministro, el nuevo “Consejo Nacional para el Bienestar Indígena” revisará y guiará las políticas de la India que afecten a los más 80 millones de personas indígenas que viven en el país. El consejo reunirá a los ministros responsables de finanzas, minas, suministro eléctrico, medio ambiente, los líderes electos de las regiones indígenas de la India y otros.

La victoria hace dos semanas de los dongria kondh que logró bloquear una mina, un proyecto conjunto de Vedanta Resources y el Gobierno del estado de Odisha, ha causado conmoción en la India. El ministro de Medio Ambiente citó “una muy seria violación de las leyes” y “falta absoluta de respeto por los derechos de los pueblos indígenas” a la hora de rechazar el proyecto.

El ministro de Interior de la India, P. Chidambaram, dijo ayer en declaraciones a la prensa: “No permitiremos estas industrias extractivas si eso significa destruir el medio ambiente y el hábitat natural de los pueblos indígenas”.

Vedanta también tiene hasta el 15 de septiembre para defender su refinería, construida el pie de las colinas de los dongria para procesar la bauxita que se extraería de la mina prohibida. Según el Ministerio de Medio Ambiente, la refinería de Vedanta ha mostrado un “serio incumplimiento” de la normativa medioambiental y ha sido ampliada de forma ilegal. El Ministerio ha preguntado a Vedanta por qué no debería ser clausurada inmediatamente.

La semana pasada miles de hombres enfadados asaltaron la refinería de Vedanta , causaron daños considerables y paralizaron las operaciones, según algunos informes. Los hombres habían estado trabajando en la ampliación ilegal de la refinería, y estaban enfadados por su repentino despido cuando se obligó a Vedanta a detener el trabajo.