Indígenas amazónicos condenan destructivas presas del río Madeira

Indígenas se manifiestan contra las presas en Amazonia.© Telma Monteiro/ Survival
Indígenas se manifiestan contra las presas en Amazonia.© Telma Monteiro/ Survival
© Telma Monteiro/ Survival

Representantes de varios pueblos indígenas han criticado duramente al Gobierno brasileño por permitir la construcción de grandes presas hidroeléctricas sobre el Amazonas, incluyendo las presas sobre el río Madeira.

En una Declaración firmada durante el “Encuentro de los Cuatro Ríos”, una manifestación contra las presas sobre los ríos Madeira, Tapajos, Teles Pires y Xingu, los indígenas declararon: “Condenamos la privatización de nuestros recursos naturales, que conlleva inseguridad y daña a pueblos enteros, culturas y conocimiento que existen desde hace miles de años, así como a nuestros bosques, nuestros ríos y nuestra socio-biodiversidad”. También exigieron la “completa e inmediata suspensión” de la construcción de grandes presas sobre sus ríos.

Tras las discusiones con los habitantes de los ríos, organizaciones no gubernamentales y los representantes del fiscal general sobre los desastrosos impactos de las presas, los indígenas participaron en una marcha de protesta “en defensa de la vida y contra la construcción de presas hidroeléctricas en Amazonia” y expresaron su ira ante el “falso discurso” del Gobierno y su “autoritarismo” en su apuesta por construir las presas.

La construcción de las presas de Santo Antonio y Jirau en el río Madeira al oeste de la Amazonia brasileña está generando inmigración a gran escala a la zona, deforestación, muerte de peces, epidemias de dengue e índices crecientes de prostitución y violencia. Las comunidades indígenas afectadas no han sido consultadas adecuadamente y no han dado su consentimiento para que continúe el proyecto.

La amenaza que suponen las presas del Madeira para los indígenas no contactados se enfatizó de manera especial durante la manifestación: al menos cinco grupos de indígenas no contactados viven en la zona y sus vidas están en peligro, ya que la tierra se está deforestando y los foráneos están trayendo enfermedades frente a las que tienen escasa inmunidad.

Empresas europeas como la francesa GDF Suez y bancos como Banco Santander están presentes en el proyecto del río Madeira.

Survival International ha publicado un informe que destaca los impactos enormemente negativos de las presas hidroeléctricas sobre los pueblos indígenas en todo el mundo.