Más problemas para Vedanta: desestiman su plan de ampliación de refinería

Los planes de Vedanta para ampliar su refinería al pie de las colinas de Niyamgiri han sido bloqueados.
Los planes de Vedanta para ampliar su refinería al pie de las colinas de Niyamgiri han sido bloqueados.

© Lewis Davies/Survival

El Gobierno indio ha paralizado el plan de la empresa Vedanta Resources, que cotiza en el principal índice de la bolsa de Londres, para expandir una refinería de aluminio enormemente polémica junto a las colinas de Niyamgiri en Odisha, en lo que supone un nuevo revés para la empresa.

El Ministerio de Medio Ambiente de la India ha rechazado el proyecto de Vedanta para ampliar la refinería y hacerla seis veces más grande, y ha exigido mejoras inmediatas en la planta actual.

Más de cien familias perdieron sus hogares cuando se construyó la refinería, y muchas más perdieron su tierra y sus medios de subsistencia.

Un hombre explicó a Survival: “En el lugar donde está ahora la refinería, antes había abundantes fuentes de agua. Pero ahora el polvo de bauxita se está mezclando con los pozos y los arroyos. Tenemos un grave problema; nada está bien aquí”.

La refinería forma parte de un enorme proyecto minero que habría supuesto la destrucción de la montaña sagrada del pueblo indígena dongria kondh. Después de años de resistencia por parte de los dongria, y una gran campaña internacional de organizaciones como Survival International y Amnistía, el Gobierno indio prohibió la mina.

Un tribunal medioambiental ha reforzado esa decisión revocando la licencia medioambiental de Vedanta para construir la mina, después de que miembros del pueblo indígena dongria kondh presentaran una apelación contra ella. El juez declaró que la licencia original no había tenido en consideración las “probables miserias humanas que el proyecto traerá consigo”.

Un comité de expertos con el cometido de investigar las actividades de la India en Odisha concluyó que la empresa había trabajado en la expansión de la refinería sin el permiso oficial, cometiendo una “infracción grave”.

A pesar de ello, Vedanta apeló para poder continuar con su proyecto para la ampliación de la refinería, pero fracasó.

En otro estado indio, Tamil Nadu, el Tribunal Superior de Madras ordenó el cierre de la infame fundición de cobre de Tuticorin, también de Vedanta, tras haber determinado que estaba contaminando el aire y el agua con un “efecto devastador”. El Tribunal Supremo de la India está ahora revisando el caso.

Stephen Corry, director de Survival, ha declarado hoy: “Vedanta está aprendiendo que no puede seguir haciendo lo que le plazca con los pueblos indígenas. Otras empresas deberían aprender de los errores de Vedanta: antes de invertir dinero y tiempo en un proyecto, una compañía debe obtener el consentimiento de las comunidades indígenas locales”.