Un niño resulta herido en un ataque de indígenas aislados

Cabañas de pesca de los indígenas aislados localizadas en la orilla del río, sudeste de Perú, 2008.
Cabañas de pesca de los indígenas aislados localizadas en la orilla del río, sudeste de Perú, 2008.
© C Fagan/Round River Conservation Studies

Un niño indígena de catorce años ha sido herido de gravedad en lo que se cree ha sido un ataque de indígenas no contactados cerca de su casa en Monte Salvado, una comunidad indígena en el sureste de la Amazonia peruana.

Nilo Vargas Tereso, de la comunidad yine, volvía a casa cuando fue herido por una flecha de unos dos metros de longitud, supuestamente disparada por un miembro del pueblo indígena aislado mashco-piro. Se le ha trasladado a Puerto Maldonado, un pueblo situado a más de dos días de trayecto en barca. Se desconoce su condición médica.

La organización indígena de la región, FENAMAD, asegura que es la primera vez que ven un ataque de estas características. “Nuestra teoría es que los hermanos no contactados (indígenas) de la Reserva Territorial están buscando nuevas tierras en las que vivir”, dijo Jaime Corisepa, presidente de la organización.
Monte Salvado está junto al río Piedras, una de las rutas de entrada a la Reserva Territorial de Madre de Dios para pueblos indígenas aislados. La reserva fue creada en 2002 y, después de una presión feroz por parte de las comunidades indígenas, en 2009 finalmente se prohibió en ella la exploración petrolera.

Se considera que la tala ilegal generalizada en la región es la causa del desplazamiento de pueblos indígenas, que están huyendo al otro lado de la frontera con Brasil.

Los residentes de Monte Salvado están encerrados en sus casas para intentar protegerse de posibles ataques y evitar cualquier contacto con los indígenas aislados, que son extremadamente vulnerables por su carencia de inmunidad ante enfermedades transmitidas por foráneos.

Este martes, el líder Teodoro Sebastián contó a FENAMAD que “están en nuestros huertos, en nuestras plantaciones de mandioca. No podemos tener absolutamente ningún contacto con ellos, incluso nuestras herramientas podrían ser contagiosas”.

Se estima que existen 15 pueblos indígenas no contactados en Perú y todos ellos se enfrentan a la extinción debido a la tala y la actividad petrolera que ya ocupa más del 70% de la Amazonia peruana.

FENAMAD ha convocado una reunión de emergencia y ha exigido que el Departamento de Asuntos Indígenas, el INDEPA, asuma su responsabilidad en la protección de los derechos tanto de la comunidad de Monte Salvado como del pueblo indígena no contactado.